Archive for Ciencia

Lo que el futuro nos depara

Bueno lo primero ¡Feliz año y década nuevos! Lo segundo, primer post de 2010 :):

Hace un rato he visto un video en TED.com de una charla de Freeman Dyson (físico teórico y matemático) en la que hablaba de expandir nuestros horizontes de búsqueda de vida más allá de nuestros planetas vecinos del sistema solar y sus satélites introduciendo la noción del “girasol”: una criatura imaginaria que habría desarrollado un método de supervivencia extraterrestre, en el sentido de que desafiaría las limitaciones que representan las circusnstancias en que se desarrolla la vida en nuestro planeta.

Me ha impactado poderosamente el mensaje general que transmitía su discurso y que queda resumido de forma precisa en las últimas frase del mismo:

The kingdom of life, of course, its going to be the universe and if life is already there, it makes it much more exciting in the short run, but in the long run, if there’s no life there, we create it ourselves, we transform the universe into something much more rich and beautiful than it is today so, again, we have a big and wonderful future to look forward.

El reino de la vida es, sin duda, el universo y si ya existe vida en él, lo hace (nuestra existencia y la búsqueda) mucho más excitante a corto plazo, pero a largo plazo, si no hay vida en él, la crearemos nosotros, haciendo del universo un lugar mucho más rico y bello de lo que es hoy. Por ello, de nuevo, tenemos un gran y maravilloso futuro al que mirar.

No he podido evitar reflexionar sobre este tema que me apasiona desde siempre, gracias a muchas horas de Discovery Channel y charlas paterno-filiales y que es una de mis trayectorias profesionales frustradas y me gustaría compartir mis impresiones con aquellos que estéis leyendo esto.

La necesidad de el hombre de sentir que no está solo sin duda garantiza un futuro fascinante y prometedor. Como dice Dyson, lo ideal a corto plazo sería encontrar formas de vida o medios potencialmente favorables para la vida en el espacio, pero incluso si a la larga nuestros esfuerzos no dieran fruto alguno, el futuro nos sigue deparando una cantidad ilimitada de posibilididades de diseño y creación de nuevos métodos para seguir con nuestra interminable búsqueda, a medida el mínimo indicio o hallazgo nos sirve de retroalimentoción para ampliar nuestras fronteras de colonización y expansión de la huella del hombre como representante de la vida terrestre en el universo. Aunque solo nuestros hijos sean testigos de cómo extendemos la mano hacia el cielo a tientas esperando asir las respuestas a las eternas preguntas de quiénes somos y si estamos solos o somos fruto de una serie de casualidades cósmicas en una cruel broma que el universo lleva gastándonos millones de años.

En mi opinión, y con esto me desvío un poco de tema, ciertas cosas son como son por alguna motivo, aunque las razones de su existencia se basen en pura estadística o el encuentro casual de determinados factores. Considero que no es que la vida como la conocemos sea el resultado de una casuística irrepetible que ha conseguido desarrollarse satisfactoriamente hacia algo relevante. Más bien soy de la convicción de que, como un buen pastel, hay que saber mezclar los ingredientes correctamente en el orden y cantidad adecuados. Al fin y al cabo es cuestión de ensayo-error. Se le puede llamar casualidad pero disponiendo de los factores necesarios, la mera existencia de la vida como la conocemos es prueba suficiente de la irrefutable probabilidad (y digo probalididad) de que la serie de eventos que han dado lugar al proceso de su desarrollo puedan reproducirse en algún otro lugar del universo, por lejano que sea, si es que no lo han hecho ya o están en ello mientras escribo o leéis esto. Es más, me aventuro a decir que ese proceso aparentemente fortuito es además una prueba admisible de que puedan darse procesos  similiares con una alteración de los factores, lo que obligaría, en caso de ser descubiertos, a ampliar el espectro de lo que consideramos las premisas mínimas y obligatorias  para el desarrollo de las formas vida conocidas y quizá por consiguiente, la propia defición de tal concepto.

Como se puede comprobar, a veces me pierdo en mis propias elocubraciones y no sé cuando parar pero bueno, en el fondo quiero demostrar lo pequeños que somos en realidad, así como la cantidad de cuestiones y lugar a debate que da el siquiera mencionar estos temas.

Por supuesto añado el enlace al vídeo aquí para que quien quiera pueda verlo entero y con subtítulos en español, y ya que está ver otros grandes discursos y presentaciones de esta web, como el discurso de apertura de la Universidad de Stanford de Steve Jobs (de hace ya unos años) sobre vivir la vida como si cada día fuera el último u otras geniales muestras públicas de grandes intelectos, talentos y planteamientos.

Anuncios

Leave a comment »

El Universo Conocido

Me siento taaaaaan pequeñito de repente…

Fuente: Microsiervos

Leave a comment »

Mentes extraordinarias

Reportaje sobre Daniel Tammet, el único superdotado no discapacitado conocido por la ciencia que explica su particular experiencia con los números en un recorrido por su prodigiosa mente y su mundo interior. Realmente asombroso.

Comments (1) »

El valle inexplicable o “The Uncanny Valley”

A nadie sorprenderá saber que me fascina Japón y todo lo relacionado con su cultura y su historia. Una de las cosas que siempre ha despertado mi amiración hacia los nipones es su capacidad de adaptación (más información aquí, aquí y aquí) y como pasaron de estar completamente aislados del mundo exterior durante 250 años (etapa de la historia japonesa conocida como Sakoku) a convertirse en el pionero mundial en tecnología y robótica sobre todo. En este aspecto, en el que se centrará esta entrada unas líneas más abajo, viene influido sobre todo con la concepción de robótica a lo Asimov (más de colegueo, para que nos entendamos) que tienen los japoneses, a diferencia del concepto Terminator-Matrix (o corre y no mires atrás) que tenemos en occidente.

Con este preámbulo explicativo introduzco el tema de hoy, El valle inexplicable/inquietante o “The Uncanny Valley”. Este valle, descubierto por Masahiro Mori en 1970, hace referencia a la forma que, en robótica, toma una gráfica en la que se enfrentan las variables de “parecido humano” y “grado de familiaridad”. Lo curioso de dicha gráfica es que demuestra que a medida que un robot, organismo artificial o humanoide se va haciendo más antropomórfico (en apariencia y comportamiento) genera más familiaridad o “cariño” por llamarlo de alguna forma hasta un determinado punto de inflexión en el que provoca un sentimiento diametralmente opuesto de aversión. Para que nos entendamos mejor, un Gremlin es gracioso si es de peluche o está mecanizado pero con movimientos torpes. Ahora, si habla y se mueve con soltura como un ser vivo da cosica…

Sabiendo que los extremos serían un ser humano normal y un zombie o el monstruo de Frankenstein.

Foto del DNI de Boris Karloff

Os pongo otro explicativo ejemplo con una curva más larga:

Un Asimo es gracioso, un C3PO es más simpático porque además habla y es así como torpón (aunque es mi enemigo mortal como traductor intergaláctico…) pero una mano protésica ya da cosita porque se parece mucho a una de verdad pero se nota, un robot de estos son todo cables y metal pero le ponen unas pestañas y una dentadura de mentira ya da muy mal yuyu porque tiene facciones y gestos muy humanos pero coña!, es un robot. Ahora bien, un replicante de Blade Runner o el Terminator de la útima peli o la de The Sarah Connor Chronicles no provoca tal aversión porque son “perfectos” y si no te lo dicen o se raja el brazo a lo Chuache no se nota…

Pues bien la diferencia en el grado de familiaridad/aversión que hay entre el robot con pestañas y el replicante es El valle inexplicable, donde el parecido es excesivo y a la vez insuficiente para poder “aceptarlo”.

Y vosotros, ¿en qué parte de la curva situaríais a estos dos?:

Más información aquí

Comments (2) »

Un par de videos…

…de los que consiguen arrancarte una sonrisa 🙂

Cada día me maravillan más el cuerpo humano y la ciencia.

Comments (1) »

El sonido de las canicas :S

El que haya vivido en un bloque de pisos SABE de lo que estoy hablando.

Texto extraido íntegranmente del blog Tercer Milenio:

Sabéis perfectamente de lo que estoy hablando. Me refiero a ese momento justo antes de dormirnos en el que escuchamos el sonido de una canica rebotando en el piso de arriba. Es algo ya cotidiano de nuestras vidas como urbanitas; algo que hemos sabido integrar como un sonido más de los tantos que se  repiten con insistente asiduidad en nuestro día a día.

“¡ey!, cuando compré la casa a mi no me dieron ese juego de canicas. …”

balls_of_glass_mod

Obviamente no existe tal juego de canicas, pero sí una explicación física al hecho. El ruido que escuchamos son las cañerías del edificio que se mueven absorbiendo la fuerza generada por la presión del agua.

El fenómeno se produce cuando durante un proceso de suministro de agua, la zona de salida es cerrada súbitamente (es decir, cerramos el grifo de golpe). Esto hace que el agua que se estaba desplazando hacia la salida sea frenada, y puesto que las moléculas del líquido no pueden atravesar el émbolo de cierre ni se pueden comprimir chocan contra el mismo, y se produce un fenómeno de depresión (la tubería se ensancha), haciendo que parte del líquido pase a estado gaseoso, y con ello, generando una onda de burbujas de aire que se transmite en sentido opuesto, es decir, hacia la zona de paso de tuberías de los pisos inferiores.

water_hammer_pressure_mod

Pues bien, toda esta presión que se dirige hacia atrás terminará disipándose al transmitir su energía, bien sea mediante un punto de fuga o bien, directamente al material contenedor (en este caso las cañerías).

Los sonidos recurrentes cada vez más con menor intensidad, que imitan el caer de una canica sobre el suelo son producidos por la presión que disminuye con cada “bandazo”. En la gráfica superior podemos ver como el efecto de la presión se mitiga después de cada sacudida, esto se debe a que el citado tren de ondas de aire cada vez llega con menor energía.

Este fenómeno se conoce como pulso de Joukowski o golpe de ariete y puede tener consecuencias de destrucción de las cañerías. Por ello mismo se instalan métodos como neumáticos de cámaras de aire comprimido que puedan absorber las ondas energéticas que se desplaza por los conductos del edificio.

Lo más significativo de todo el asunto, es como nuestro cerebro ha unido el concepto de este fenómeno con un ruido familiar como es el de la caída de una canica. El hecho de que todos pensemos en ello y reconozcamos perfectamente de lo que trata este artículo es un reflejo claro de cómo nuestro sistema de percepción lejos de hacer una evaluación independiente del mismo, la intenta a toda costa linkar y unir a determinados patrones conocidos.  La física que hay detrás del citado fenómeno sorprende y nos llama la atención, pero la verdadera complejidad del asunto viene dada de la pregunta de porqué nuestro cerebro hasta ahora nos había permitido continuar sin hacer que nos sentáramos antes a buscar una explicación convincente.

Comments (7) »